Felicidad sostenible

21751753_802798873234048_6374886150707917010_n

Buenos días desde mis lunes en Factbook, este fin de semana me puse a leer sobre la teoría de la felicidad sostenible 🙂 , me encanta procrastinar con estos temas. Y mientras leía y sacaba mis propias conclusiones, me animé a hacer mermelada de higos, aprovechando que estamos casi ya a final de temporada. Una de las diferencias entre las personas felices e infelices es que las felices interpretan el mundo de manera diferente a las infelices. La teoría de la felicidad sostenible plantea que un 50% de nuestra felicidad está determinada genéticamente, un 10% por las circunstancias y un 40% por la actividad intencional. Por lo que en gran medida está en nuestras manos ser felices. En una cacerola mezcle agua, higos, azúcar y un poco de zumo natural de limón siguiendo las instrucciones de unas recetas que encontré con facilidad en Internet y los consejos de una amiga mía experta en el arte de desayunar mermelada de higos y moras 🙂. Mientras removía la futura mermelada iba leyendo que las personas que se consideran a sí mismas, permanentemente felices, utilizan una perspectiva positiva al evaluarse a sí mismas y a los demás, y no suelen compararse socialmente tanto como las personas infelices. El aroma a mermelada de higos casera iba inundando mi mesa de trabajo sobrevolando los estudios y experimentos que se habían realizado sobre la relación entre “la amabilidad y la gratitud” para aumentar los indicies de felicidad. Cuando me di cuenta, había preparado demasiada mermelada 🙂 🙂, me imagino que fruto de la inexperiencia y la ilusión 🙂 🙂.
Asi que al colocarla en varios frascos contemplé dos opciones, o tomar mermelada para desayunar, almorzar y cenar durante una temporada, o compartirla 🙂. Si os apetece desayunar mermelada de higos y “ te de roca” , ya sabéis donde tenéis que acudir 🙂 . Que tengáis una semana mermeladamente sostenible :):)