Hay edades para todo

Buenos días desde #mislunesenfacebook . Hay edades para todo, edades para encontrarse en unos columpios, en un aeropuerto o en el ascensor de un hospital. Este sábado por al tarde fui a visitar a una amiga que estaba ingresada y en el ascensor del hospital, una enfermera, seis o siete personas, y un celador acompañando a una mujer mayor en silla de ruedas. Cuando llegamos al tercer piso al abrirse las puertas, después de unos segundos dudando, entro una abuelita con una muleta en la mano derecha y una brújula un poco desorientada en la mano izquierda, no se si con un margen de error hacia el sur o hacia el este:). Despues de hacerse un huequecito entre los botones del ascensor y el lateral de la silla de ruedas, cuál fue su sorpresa cuando al dirigir su mirada a la silla de ruedas reconoció a su vecina y con un volumen con un margen de error acorde a la calidad de su brújula dijo: “ Ampariiiin, tu eres amparin? que fas ací? chaaaa quin lloc per a trovarmos”. Amparin con cara de pocos amigos : “si Paquita soc jo, que tenim que fer…” …. En ese momento se abrieron las puertas del ascensor y cada uno seguimos con nuestro fin de semana particular.:) Hay edades para todo, edades para encontrarse en unos columpios, en un aeropuerto o en el ascensor de un hospital. Os deseo una feliz semana, ésta con un pie en Mallorca, Valencia y Madrid, y la próxima, con el otro, en Lanzarote y Tenerife. pues eso:)