Qué aprenden de nosotros

21433019_799693163544619_8644397147725417357_n

Buenos dias a todos desde mis lunes en Facebook, A medida que nos hacemos grandes nos damos cuenta que la vida esta llena de principios y de finales. Mi pueblo hoy esta tranquilo, en términos absolutos, nada nuevo ni en mi calle de piedra roja empinada ni tampoco en el corral que hay enfrente de mi casa. Son las 7.00 de la mañana y en breve se verá el sol por detrás de las montañas, por donde este verano he encontrado el “te de roca” que ahora estoy saboreando. En un momento se pondrán en marcha las maquinas peladoras de almendras, en la panadería se venderán las primeras barras de pan, las campanas de la iglesia anuncian las 8.00 de la mañana, abrirán de nuevo los colegios y yo regaré mis plantas mientras organizo mi agenda mentalmente oliendo a romero, tomillo, espliego y poleo que planté este verano junto a un granado, un limonero, y un caqui a la sombra de un almendro. Y sin darme cuenta antes de cerrar el agua estaré ya en nochebuena 🙂 🙂. Cuando se creó el calendario gregoriano en 1582 , tenia que haberse creado con una única condición: que solamente se pudiese completar semanalmente, de lunes a viernes, y solo poder poner en las agendas citas, reuniones, etc para la misma semana. Todos los lunes deberíamos empezar de nuevo ¿ sabéis el placer de saber solo lo que vamos a hacer esta semana y no la otra?. ¿ No sería un chollo resetearnos todos los lunes para empezar de nuevo? 🙂 🙂
Ya que este objetivo me va a ser un poco complicado de alcanzar, asi que por lo menos voy a ponerme en mi agenda cosas que me hagan sentir bien, ya que la energía, tal como afirma el médico japonés Shigeaki Hinohara no viene de comer ni dormir mucho 🙂 🙂 Espero que este curso académico los profesores que tengamos sean buenísimos, porque “ el alumno no aprende lo que les enseñamos, el alumno nos “aprende” a nosotros “ 🙂 🙂 Feliz Semana 🙂 🙂