Vivir en la carencia o en la ganancia

Buenos días desde #mislunesenfacebook , el viernes pasado me dirigía a impartir un seminario cuando me cruce por la calle, a las 8.30 de la mañana, con un padre y su hija. El padre iba acelerado cuatro pasos por delante de la niña, a la velocidad de carrera de 100 metros vallas con una cara que no supe distinguir si era de concentración, agobio, frustración… Un poco más retrasada, iba la niña entre sonrisa y sonrisa, por debajo de la vallas https://static.xx.fbcdn.net/images/emoji.php/v9/t4c/1/16/1f642.png🙂 con un vestidito azul y un bolsito rosa, sorprendiéndose y deteniéndose tranquilamente, contemplando con toda la ilusión del mundo como se iban cayendo las hojas de unos árboles. El padre se giraba levantando la pierna derecha y la voz, sin perder de vista su maletín, su móvil, la bolsa del gimnasio, un ordenador y la siguiente valla 🙂 . Los dos habían madrugado, los dos habían desayunado, los dos se iban a trabajar ¿ Qué nos está pasando? Cuando vivimos en la carencia, vivimos desde la prisa, desde la exigencia, vivimos a la caza del tiempo, creemos que no llegamos. Cuando vivimos en la ganancia, vivimos desde la excelencia, pensamos que lo tenemos todo, vivimos dejando que el tiempo nos atrape amablemente. Y lo más curioso de todo es que elijamos la opción que elijamos, llegamos igualmente al final del día. Feliz semana